En Internet, el consumidor es el nuevo publicista

Aquel paradigma donde la publicidad era un sistema de persuasión unilateral, donde el consumidor se veía bombardeado por mensajes en los que no podía participar, hace tiempo que ha cambiado. La publicidad en Internet permite al usuario ser parte de las marcas y sólo aquellas que lo entiendan serán las que sobrevivan.

La publicidad en Internet es ilimitada, ya que un blog que hable (bien o mal) de una marca es en definitiva publicidad. Lo que las empresas deben entender es el poder del usuario, pero no temerle, ya que éste lo usará a favor de la marca si ésta le da libertad. Ahora bien, un usuario que se sienta engañado o no se sienta escuchado por la empresa, tendrá también el poder de tirar abajo un presupuesto millonario para publicidad en Internet o cualquier otro medio.

La publicidad en Internet tiene miles de aristas, y cada día aparecen más. Lo más importante es la participación activa del usuario. Una de las marcas de calzado deportivo más conocida del planeta permite diseñar una zapatilla y venderla por Internet, con ganancias exclusivas para su creador. Este entendimiento de la necesidad de identificación es lo que hace que una campaña triunfe sobre otra.

Otra gran ventaja de la publicidad en Internet es que permite con una pequeña inversión lograr una exposición cuyo valor supere el costo con creces. Son varios los ejemplos de publicidad en Internet en los que se han calculado valores de exposición equivalentes a millones de Euros, mientras todo el desarrollo apenas pasa los veinte mil.

Obviamente que para lograr esto con la publicidad en Internet hay que tener mucha creatividad para desarrollar contenidos atractivos y un entendimiento, pero sobre todo respeto por el usuario. Si alguien se siente menospreciado por la marca, sin duda se encargará de hacer mala publicidad.

Anuncios